Spinología, desde 1981

Bienvenid@s al mundo de la spinología, una forma de vida y una profesión especial

Spinologia - In touch va a ser la nueva vía de conexión entre todos los que tienen algún tipo de relación con la spinología. Spinologistas, usuarios de spinología, amigos, familiares y toda aquella persona que desee acercarse a conocer los detalles de esta filosofía de vida y profesión especiales.

Este blog está enlazado a www.spinologia.com


martes, 13 de diciembre de 2011







El concepto




Cuando las cosas son verdad, la gente tendemos a apoderarnos de ellas. Queremos la exclusividad, que nadie más lo haga.

El principio básico de la spinología: "ajustarse regularmente la columna vertebral como hábito de vida", es un concepto probado en la práctica diaria en todos los centros de spinologistas y quiroprácticos. De todas formas, considerarlo exclusivo de alguien sería un error. Aquí lo importante es que las personas mantengan una vitalidad estable teniendo su sistema nervioso libre de interferencias, de desajustes vertebrales.

Si analizamos la validez de este conceto, ¿qué importa quien te asista? ¿tanta importancia tienen los nombres de las profesiones?

Lo que sí está claro es que "tocar" la columna vertebral es delicado y que el profesional que lo haga ha de estar muy bien formado. Las formas, el diseño de los centros, la gestión de los mismos, las cuotas, los horarios, las normas de cada uno, el trato,...todo esto es secundario y muy particular. Quizás unas profesiones no entiendan a otras en algunos de estos aspectos, pero lo que ha de imperar es el respeto y la tolerancia. ¿Y sabes porqué? Porque el concepto, la idea está por encima de los profesionales y de sus actitudes humanas.

Los servicios que desarrollamos los spinologistas ayudan a que la gente esté mejor en todos los sentidos. De igual manera, los servicios de cualquier terapeuta también contribuyen al bienestar de sus pacientes. Aunque sea de manera puntual y temporal, pero es cierto que las personas se suelen sentir mejor.

Se puede trabajar en la columna con finalidades distintas. Yo solo veo dos opciones: la terapéutica (tratamiento puntual) y la de mantenimiento (sesiones regulares como parte de un estilo de vida). La primera opción es tan respetable y lícita como la segunda, pero diferente.

Una cosa es cuidarse y la otra tratarse. ¿Por qué le decimos a nuestros clientes en spinología que nos gustaría verlos cada semana? ¿Por qué esta sugerencia en vez de indicarles que vengan un cierto tiempo hasta que se sientan mejor?
Se me ocurre una larga lista de razones pero las sintetizaré en:




  • El ser humano es bípedo, camina a dos patas y siempre tiene que lidiar con la gravedad. Un cuadrupedo tiene 4 puntos de apoyo para una viga móvil, mientras que nosotros tenemos 2 para mantener erguida una columna que, por cierto, no para de moverse.

  • Nos desajustamos desde bien pequeños, quizás desde el propio parto si éste ha sido difícil o ha requerido de forceps o maniobras de extracción del bebé. Los pediatras han afirmado que un niño de 3 años se ha dado unos 2.000 golpes de diversa índole.

  • En la fase escolar se soportan pesos, esfuerzos, malas posturas, golpes al practicar deporte y las primeras sensaciones de estrés. Esta fase de 0 a 14 años es vital para el chaval ya que aquí se graba todo lo positivo y negativo del futuro adulto.

  • De mayores, la vida nos trae otras causas de desajuste vertebral, sobre todo el estrés en todas sus manifestaciones (físico, químico, mental, emocional y ambiental). El mayor peligro es la acumulación del mismo por microcausas repetidas (mismas posturas en el trabajo cada día, preocupaciones, mismo entorno cargado,..)

Si la persona tiene la suerte de que sus padres le han llevado a ajustarse con ellos desde bebés, lo más normal es que su cuerpo esté más preparado ante todos estos factores desvitalizantes. Hay una diferencia entre los niños que se ajustan regularmente y los que no. No es que sean superhombres o supermujeres pero sí manifiestan una vitalidad diferente al disponer de un cuerpo que funciona bien la mayoría del tiempo.

Si la persona llega a un centro de spinología por primera vez a los 45, por ejemplo, la cosa cambia. ¿Cuánto tiempo ha vivido desajustado/a? ¿Qué beneficios puede depararle la spinología? La naturaleza del organismo humano tiene dos limitaciones básicas: el tiempo y la naturaleza de la materia. Con el tiempo pasado no se puede hacer nada, ni preocuparse. Con la materia perdida por el camino, tampoco, no hay vuelta atrás. ¿Qué queda entonces? La función de ese cuerpo, se puede elevar el funcionamiento de lo que esa persona de 45 años es ahora.

La mejor forma para hacerlo es asegurarse semanalmente corrigiéndose los desajustes vertebrales. Todo proceso requiere tiempo. El cuerpo tiene su propio reloj y su tic-tac no tiene porque concordar con el del reloj de pulsera que llevamos. Cuando una columna permanece desajustada durante años, se generan cambios en la misma. Así mismo, los órganos o partes del cuerpo que no han estado, en consecuencia, bien conectadas con el "jefe"(el sistema nervioso) también sufren alteraciones.

La tendencia del organismo es el equilibiro y el óptimo funcionamiento. La palabra técnica es "homeostasis". Dígamos que el cuerpo siempre quiere estar bien y lucha por ello. Cuando las conexiones entre sus células son las ideales, la vida se manifiesta mejor. Volver a la normalidad no es fácil, no es lo rápido que se desearía o nos cuentan, tiene que andarse un camino. Lo importante cuando llegas a ese estado es mantenerlo en la medida de lo posible.

Esto es lo que te ofrece la profesión de spinología: mantenerte de la mejor forma posible. Y esto solo se consigue cuidándose, asegurándonos que vivimos sin desajustes la mayoría del tiempo. Por eso le decimos a nuestros clientes que vengan todos los de casa y especialemente los niños. Y que lo hagan todas las semanas. La razón es bien sencilla de entender: si te ajustas estás mejor.

Enrique Borredá Director del Centro de Spinología de Valencia